Recién comenzado el mes nos viene a la mente el plato tradicional por excelencia de Álora, tan importante que todos los años el primer sábado de Octubre celebran el Día de las Sopas Perotas con gran afluencia. Y aunque este año la pandemia y la prudencia hayan hecho que se suspenda este evento, nos unimos al consistorio aloreño para invitar a nuestros lectores a que elaboren este rico plato el próximo sábado 3 de octubre, y que lo compartan en sus redes sociales con los hastags #SopasPerotas2020 #lasrecetasdeelmalaguita.

Hay que recordar que este plato era la comida de los hombres de campo en Álora y la casera de la hacienda o cortijo lo elaboraba en la puerta de la casa. La costumbre era que cada trabajador llevaba un cuarterón de pan y un cuarto de litro de aceite, y la casera se encargaba de poner el resto y prepararlo, ya que la tradición recomendaba que por cada cuarterón de pan se empleara un cuarto de litro de aceite y un cuarto de kilo de pimientos.

En cuanto a la receta, al ser tradicional en cada casa se ha adaptado a su gusto, por lo que es habitual ver variaciones con pimienta o sin cebolla.

INGREDIENTES (6 personas)

  • 1 kilo de pan cateto
  • 1/4 kilo de pimientos verdes pequeños
  • 1 kilo de tomates maduros
  • 1 cebolla mediana (250 gramos aprox.)
  • 250 gramos de espárragos trigueros
  • 1 patata mediana (medio kilo aprox.)
  • 1 litro de agua
  • 1/4 litro de aceite de oliva virgen extra (al gusto)
  • Sal (al gusto)

PREPARACIÓN

  • Como paso previo, es conveniente dejar el pan cateto un par de días para que se asiente antes de preparar la receta. El mismo día que se cocine, desmenuzamos a pellizcos (corteza incluida) cubriendo el fondo del recipiente en que se sirva y reservamos.
  • Picamos en trozos muy pequeños la cebolla, los tomates, los pimientos, los espárragos trigueros y pelamos las patatas y cortamos en rodajas. Reservamos cada uno por separado.
  • Ponemos al fuego una sartén con aceite y en cuanto esté caliente, añadimos las patatas y los espárragos. Los freímos y reservamos.
  • En la misma sartén freímos ahora la cebolla, los pimientos y los tomates. Con el sofrito terminado, añadimos los espárragos y las patatas. Añadimos agua y sazonamos al gusto.
  • Una vez terminado de freír, vertemos sobre el recipiente con pan de forma homogénea, asegurándonos que no haya zonas con pan seco o demasiado caldoso. ¡Y a comer!
  • SUGERENCIA: Es típico acompañar el plato con naranja troceadas (sin la parte blanca) y aceitunas aloreñas, otros productos insignia del Valle del Guadalhorce.
1 comentario

Trackbacks y pingbacks

  1. […] provincia, donde cada uno como es lógico, le da su toque especial. Al igual que ocurría con la sopa perota u otras recetas que nacen del campo, y por tanto de un entorno de supervivencia, los ingredientes […]

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *