Seguimos repasando en El Malaguita recetas típicas de nuestra provincia que son conocidas más allá de nuestras fronteras y, revisando las últimas publicaciones, nos hemos dado cuenta que hace tiempo que no dejamos por aquí algún dulce. Y, estando en una época del año en la que ya no estamos tan preocupados por nuestra figura, vamos a revisar una receta laboriosa, pero con un resultado y un sabor delicioso: locas malagueñas.

El origen de este dulce se remonta a finales de los sesenta (inicio de los setenta), cuando la familia Tejeros busca dar a sus clientes algo más “fino” que lo existente en ese momento. A través de elementos sencillos y baratos como son dos discos de hojaldre, crema pastelera, glaseado y un trozo de guinda, se crea un pastel distinto que hace que cambie por completo la visión de los dulces para los malagueños. Y justo cuando hacía falta un nombre, la canción “A lo loco se vive mejor” fue la inspiradora de la denominación de las tortas locas. Con el paso del tiempo, se le agrega al postre un toque de color añadiéndole el glaseado de yema, por lo que llama más la atención y se hace más apetitoso, así como se reduce la denominación entre la gente a “locas”.

INGREDIENTES

  • 2 láminas de hojaldre
  • Guindas rojas en almíbar
  • CREMA PASTELERA
      • Medio litro de leche
      • 3 yemas
      • 50 gr. maicena
      • 150 gr. azúcar
      • Cáscara de medio limón
      • Medio palo de canela
      • Esencia de vainilla (opcional)
  • YEMA GLASEADA
      • 4 yemas de huevo
      • 135 gr. azúcar
      • 75 gr. maicena
      • 200 ml. agua
      • 200 gr. azúcar
      • Colorante naranja (opcional)
  • GLASEADO FINAL
      • 250 gr. azúcar
      • 125 ml. agua

PREPARACIÓN

  • Precalentamos el horno a 220º  durante 10-15 minutos.
  • Desenrollamos las láminas de hojaldre sobre un papel de horno, y hacemos círculos de un diámetro aproximado de 9 cm. con un cortador de galletas o un vaso.
  • Pinchamos con un tenedor los círculos de hojaldre y los colocamos en una bandeja de horno con papel para hornear separándolos unos de otros .
  • Colocamos encima otro papel de horno y sobre éste, otra bandeja de horno del mismo tamaño para evitar que suba el hojaldre y los círculos queden planos.
  • Los metemos en el horno y los doramos unos 15 minutos. Una vez terminados, los sacamos y dejamos sobre una rejilla para que se enfríen.
  • Comenzamos con la elaboración de la crema pastelera.
  • Ponemos leche al fuego (dejando un poco en un vaso para disolver la maicena) con la cáscara de limón y el medio palo de canela hasta que empiece a hervir.  Una vez haya hervido, tapamos y esperamos a que se enfríe un poco.
  • Echamos en una olla las yemas y el azúcar y mezclamos bien.
  • Disolvemos bien la maicena en la leche que hemos reservado para ello, lo agregamos a la olla y volvemos a mezclar. Si queremos, es buen momento para añadir la esencia de la vainilla.
  • Retiramos de la leche el limón y la canela, y la vertemos poco a poco en la olla sin dejar de remover las yemas.
  • Ponemos la olla a fuego suave y removiendo constantemente hasta que espese el contenido. Una vez espesado, vertemos el contenido dentro de la manga pastelera y reservamos.
  • Ahora nos vamos a centrar en el glaseado de la yema.
  • Ponemos al fuego los 200 ml de agua y los 200 g de azúcar hasta crear el almíbar.
  • Ponemos en una olla las yemas, el azúcar y la maicena y mezclamos bien.
  • Añadimos el almíbar sin dejar de batir (para evitar que la yema se cuaje) y lo dejamos en el fuego hasta que se espese un poco.
  • Para el glaseado final mezclamos en el fuego el agua y el azúcar correspondiente hasta que espese y tenga un color blanco suave.
  • Llega el momento del montaje de la torta loca.
  • Ponemos un disco de hojaldre y cubrimos con crema pastelera.
  • Ponemos encima otro disco de hojaldre y presionamos un poco para que se pegue a la crema pastelera. Echamos con una cuchara en el centro de este disco el glaseado de yema intentando que cubra casi todo el disco de hojaldre.
  • Rematamos con una guinda en el centro y cubrimos con el glaseado final. ¡Buen provecho!
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *