Después de disfrutar de una temperatura tan benévola en nuestra provincia, la llegada del frío (propio de esta fecha) suele provocar que nos refugiemos al calor de las ventas y de platos más contundentes como la receta que traemos hoy en El Malaguita: caldereta de chivo lechal.

El cabrito lechal, chivo o choto es un animal con un mes de vida aproximadamente y unos ocho kilos de peso, lo que se traduce en de cuatro a seis kilos en canal. Este es el mejor momento para cocinarlo, normalmente acompañado por hierbas aromáticas. Sin embargo, cabe recordar que no debemos abusar de las mismas, ya que la carne a esa edad no se debe disfrazar con el sabor de las hierbas. Y, aunque en la tradición, se hacía uso de abundantes hierbas o especias para guisarlo, también se debía al uso de animales de mayor edad, con lo que se camuflaba en parte el fuerte sabor que tenía su carne.

INGREDIENTES (para 4 personas)

  • Kilo y medio de chivo lechal malagueño
  • 1 cabeza de ajo
  • 150 gr. de almendras (aprox.)
  • 1 ramita de laurel
  • Clavo
  • 1 cebolla
  • 2 rebanadas de pan cateto asentao
  • Caldo de carne
  • Pimienta negra en grano (al gusto)
  • Aceite de oliva virgen extra
  • 1/2 vaso de vino blanco (al gusto)
  • Sal (al gusto)

PREPARACIÓN

  • Freímos en una cazuela grande de barro la cabeza de ajo, el pan y las almendras en aceite de oliva. Retiramos y lo ponemos en papel absorbente para eliminar el exceso de aceite.
  • Rehogamos la carne del chivo troceada en dados en la cazuela con el aceite hasta que empiece a dorarse. Inmediatamente añadimos la cebolla muy picada y el laurel y dejamos a fuego medio hasta que la cebolla quede bien pochada y transparente.
  • Añadimos el vaso de vino y el caldo de carne a la cazuela hasta cubrirlo todo y dejamos a fuego medio que se vaya cociendo.
  • Preparamos un majao con el pan frito, los ajos y las almendras que hemos frito antes. Añadimos también un par de clavos y majamos hasta obtener una pasta.
  • Incorporamos el majo al guiso y dejamos hasta que la carne esté bien tierna, salpimentando si es necesario.
  • Servimos caliente y ¡a disfrutar!
  • IDEA: Este plato está tan sabroso que se puede acompañar de patatas a lo pobre, fritas, panaderas, con arroz hervido o hasta con ensalada. Además, si hemos dejado bastante salsa, siempre se puede acompañar con pan cateto para poder mojar…
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *