La llegada de la lluvia y el frío a nuestra provincia propicia el cambio de hábitos respecto a otras épocas del año. Por ejemplo, hemos dejado de acudir a los chiringuitos para buscar la comida en las ventas. Además, buscamos platos propios de esta época y que resultan impensables para el resto por “su contundencia”, como el protagonista en El Malaguita de la receta de hoy: las berzas malagueñas.

Estamos hablado de un potaje tradicional en todas las cocinas de nuestra provincia, donde cada uno como es lógico, le da su toque especial. Al igual que ocurría con la sopa perota u otras recetas que nacen del campo, y por tanto de un entorno de supervivencia, los ingredientes variaban dependiendo de lo que hubiera para echar en la olla. De ahí que haya tanta variedad en la carne que se le puede echar al guiso, así como la existencia de platos parecidos o derivados, como el potaje de coles, habichuelas verdes o calabaza.

INGREDIENTES (4-6 personas)

  • 300 gramos de garbanzos
  • 400 gramos de carne de ternera (morcillo)
  • Medio pollo
  • 100 gramos de tocino añejo
  • 1 hueso
  • 150 gramos de calabaza
  • 200 gramos de judías verdes
  • 2 patatas
  • 2 zanahorias
  • 1 morcilla y/o 1 chorizo (al gusto)
  • Pimentón (al gusto)
  • Sal (al gusto)

PREPARACIÓN

  • Dejamos en remojo de agua templada con una pizca de sal los garbanzos la noche anterior a la preparación del plato.
  • Al día siguiente, cortamos las patatas y zanahorias. Metemos en una olla muy grande todos los ingredientes (excepto la morcilla), los cubrimos con agua y lo dejamos a fuego fuerte hasta que comience a hervir.
  • Mientras tanto, es muy importante quitar la capa de grasa que se va formando en la superficie con una espumadera.
  • Cuando el agua comience a hervir, esperamos unos 45 minutos o hasta que los garbanzos y las verduras estén tiernos.
  • Añadimos la morcilla y esperamos unos cinco minutos para que quede en su punto, probando y corrigiendo el punto de sal si es necesario.
  • Servimos el plato al momento y caliente.
  • SUGERENCIA: Como todos los buenos guisos, las berzas ganan con el tiempo y están mejor mañana que recién hecho. Eso sí, entonces es importante que se quede un poco “soso” para evitar que “se suba la sal”.
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *